Una tarde, un te frío, una espera
y esta casa buscando tu presencia.
Te espero entre los discos,los libros y la radio
te espero, como siempre te he esperado.

1 comentario:

  1. No esperes tanto, China, mientras tanto viví que te lo merecés.

    ResponderEliminar